viernes, junio 08, 2007

LOS PECADOS CAPITALES., HOY LA GULA

PRIMA LEOCADIA, LA GOLOSA

Esta es una foto de prima Leocadia, el día que se rompió su noviazgo. El petiso Deolindo Correa, no pudo con ella. Y eso que hacía pesas... Lo enterraron en el Cementerio, en un cajón especial, plano y ancho, porque así lo dejo Locadia.
Prima Leocadia se puede comer todo, hasta las palabras se come. No te dice: –Hola, ¿como te va?
Ella dice:-¿Hola, gummnfgg va? –porque siempre tiene la boca llena de comida, y habla masticando. Lo que se ha comido, no tiene nombre, mejor dicho sí...Todo lo que es comestible para el hombre, y para las bestias. Llegó a robarle la comida a Fifí, el gato de tía Ambrosia, la madre. El gato se empezó a quedar tan flaco, que parecía una radiografía. Eso terminó, cuando el gato, pasó por liebre, y Leocadia se lo comió en guiso. Y todavía se sintió frustrada, porque tenía poca carne. A tía le dijo que se fue detrás de una gata de angora a vivir su vida. Y como tía es loca por los romances, sobre todo l9os de las telenovelas, hasta se puso contenta, aunque lloró un poquito.
Leocadia es loca por los helados. Come no solo a dos carrillos, sino a dos manos. Los cucuruchos no los lame, ni los come con cucharita. Se pone la punta en la boca, y empujaba, hasta que desaparece, y para no perder tiempo, de inmediato pone el otro. Debo reconocer que es de boca grande. Hace juego con su peso, que era 221 kilos, cuando comenzaba a hacer régimen. No quería llegar a los 222, porque decía que si no se sentiría una caja de fósforos, que en Argentina se llama “3 patitos” y que trae 222 fósforos. Entonces baja unos 10 kilos, y luego, sintiéndose liviana, se da el gusto de comer a lo bruta.
Había leído que en una fiesta, Enrique VIII, el Rey de Inglaterra, se había hecho servir un toro, relleno de un cordero, este relleno de un pavo, el pavo de un faisán y el faisán de mirlos. Se fue a Londres, para tratar de encontrar quien hacía esos platos, para devorarlo.
Un día, dicen en la familia, que tía Ambrosia, cansada de soportar los eructos por ambos extremos de su hija, se fue de la casa, y nunca se supo más de ella. Esto bastó para que se sospechara de un acto de canibalismo de Leocadia. La denunciaron, pero no se pudo probar, porque no habiendo evidencias, la investigación quedó en la nada. Yo no afirmo nada, pero Prima Leocadia, siempre le decía que la amaba, y su frase predilecta para manifestarlo era:-Como te quieruffg, má... Te comería gfgwgf toda.
Era el terror de los restaurantes con tenedor libre. Se ganó en poco tiempo, el que le prohibieran la entrada en todos. Fundió por lo menos 4, que yo sepa. Nadie la invita a los casamientos, desde que a los 17 años, fue al de tío Octavio, llegó primero que nadie, y cuando llegaron enseguida los demás invitados, hasta la torta de casamiento había engullido, incluidos los muñequitos y los anillos con cintitas para las solteras. Y como se sintió mal, se fue enseguida, y nadie le creyó lo que había pasado, por culpa de que tío Octavio era muy avaro. Dijeron que no puso comida.
Donde también tuvo problemas fue en los Supermercados... se metía frutas en la boca, como uvas, pero no de a una como hago yo, ella tragaba racimos. Con las bananas, hacía lo mismo que con los helados, se los ponía en la boca y empujaba. Lo hacía tan rápido, que en Carrefour nunca le podían probar nada, porque no la encontraban masticando. Hasta que le pusieron un detective que la siguiera cuando llegaba. Y ahí cometió un error, con una tajada de sandía... se atragantó con la cáscara. Vomitó todo sobre el pobre detective, que del asco se desmayó. Pudo irse sin que nadie se diera cuenta de nada. Y esa fue su última vez, en Carrefour, porque en Wal Mark hizo historia. El gerente, tipo con gran visión comercial, hizo que la filmaran con cámaras ocultas, cuando comía a escondidas y después ganó un buen dinero vendiéndolo a la gente de Ripley, el de “aunque usted no lo crea”. Y luego además la contrató para que comiera lo que quisiera, para publicitar lo buenos que son sus productos. El video lo pasaban en todas las sucursales de USA, hasta que el ministro de salud lo prohibió, porque dijo que era “apología a la obesidad”. Eso a mi prima le dejó bastante dinero, con lo que lo invirtió en comprar un supermercado chino. Ahí tuvo problemas, el día que como era su mercadería, dijo._Me pedogffger todo lo fgrgtar yo quiera –y se quedó dos días adentro comiendo. Después no pudo salir por la puerta había engordado 56 kilos. El padre, tío Juan, con gran rapidez mental, se dio cuenta de que si esperaba que adelgazara para poder salir, fundía el negocio, hizo romper la puerta para que pasara, y la sacó enseguida. Lo del supermercado chino, le dejó, pese a todo, porque el padre no la dejaba entrar, bastante bien, hasta que se puso en contacto con médico dietista. Este le calentó la cabeza para poner una clínica de adelgazamiento. Entonces ella apareció con sus 222 kilos en un programa de TV, donde hizo ver que adelgazaba gracias al sistema del médico. Pero en realidad, tienen varias dobles de ella, que tienen distinto peso, cada una más delgada que la otra. Y las van mostrando mes a mes, hasta que muestran a la más delgadita. Ya eso le dejó buen dinero. Yo hace tiempo que no la veo, pero me dijo que se pensaba tomar un año sabático.-Me voy a gftrjsfgs a dedicar a grefsdej comer, gresgt, comidas exóticas –me dijo mientras devoraba una pata de jabalí. -Y después voy a hacer un gholfesg programa de cocina gsresgfd, exótica. Creo que la va a ir bien... es muy inteligente, y en última instancia, tiene una oferta del gobierno de USA, para demostrar lo que produce la comida chatarra. Contar eso me dio hambre, me voy a comer papas fritas, sandías, dulce de leche con cucharón y un buen cordero a las brasas. La glotonería en nuestra familia es genética, gfstedrs...
No hagan esto en casa, niños.

4 Comments:

Blogger api said...

Uy, yo no tomo desayuno cuando sé que voy a ir a un tenedor libre... y cuando llego allá, tengo lapsos de descanso... para seguir comiendo!!

9:05 p. m.  
Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

api divina, te extrañaba, ahora me saqué un trabajo de encima, voy a darle má tiempo al blog, y cuida tu silueta, redondeadas gustan más, pero no rodondas...
un beso goloso, en Cilencio.

9:20 p. m.  
Blogger e said...

jajajaja
eructaba por ambos lados la leocadia
que tía
jajajaja
saludos y agregado

7:45 a. m.  
Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

e, muchas gracias.

9:22 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Juiceman II