martes, diciembre 19, 2006

PAPÁ NOEL



Esto me lo estuvo contando mi primo Alberto… Andaba muy borrachito y eso le ablanda la lengua… El pobre me dijo que todas las navidades las pasa igual…
-Ya tengo a Papá Noel encima, y aún no sé que pedirle… me encantaría un piano de cola, Stenway & Song, el más caro que hay, pero ya el año pasado tuve una amarga experiencia… sabes que vivo en un edificio de departamentos, en el tercer piso y no tengo chimenea -me contaba, tomando el tequila número 43 y siguió refiriéndome los detalles…
-El pobre hombre no tuvo modo de hacerlo entrar en mi casa… Santa Claus se pasó horas buscando la forma de entregarlo, porque él quiere cumplir con todo el mundo, sobre todo con los niños… yo tenía falsificado mi documento de identidad y puse 5 años, me salió muy caro pagar la falsificación, creí que valía la pena, pero fue al cohete. Es más, por mi culpa, Papá Noel perdió tiempo, él solo tiene una noche, y luego me enteré de que no le llevó regalos a millones de niños, que por casualidad eran todos de lugares pobres… fue por mi culpa, por mi estúpido pedido… Claro… son cosas que pasan… Llegó a tiempo a las casas de todos los ricos y los de las clases medias altas… y de ahí para abajo, comenzó a fallar… me siento tan culpable… todo África, América Latina, la India y montones de lugares, quedaron llenos de niños sin juguetes de regalo, todo por mi estúpida vanidad de tener un piano Stenway y Song… Se salvaron los niños iraquíes, que juegan con bombas que no explotaron, y con restos óseos que quedan luego de los bombarderos con bombas inteligentes, de lo que fueron daños colaterales…
Lo tragicómico, es que ni siquiera sé tocar el piano y además odio la música… yo lo quería para poner una carpetita que tejió hace mucho la tía Noemí, y arriba poner un jarroncito muy bonito, imitación de jarrones Ming, que me compré, por dos Euros, en Carrefour. Ahora pensaba pedirle una Ferrari, porque eso me lo puede dejar en la vereda… Sé que me va a durar mucho, porque no sé manejar, pero la idea es hacer que mi primo Marcelo me la lleve a la puerta de un boliche bailable, y entonces yo me quedo en el coche… Hay mujeres que dan el alma por viajar en una Ferrari, entonces espero sentado en el auto, que alguna damita ligera de cascos, se me arrime… y yo la seduzca. Luego simularé que anda mal el arranque y la invito a ir a un hotel en un taxi… y tlin, caja…Pero no… mejor otra cosa, porque me la van a robar… y ya Papá Noel a veces se equivoca, y hace 3 años, me trajo una Ferrari, pero de juguete… Pelota de fútbol, ya tengo, pero además ya con mi bronquitis, no corro casi nada…Que me traiga a Kim Bassinger lo pensé, pero ya tiene como 50 años, está vieja… y además ya se la deben haber pedido muchos otros, vieja y todo como está… y vaya a saber si me la llega a traer, que carácter tiene, si tiene mal aliento, seguro que no sabe cocinar una buena paella… Y además porque en una película, en Mundo Cool, es un personaje de historieta y está dibujada… capaz que me trae esa… Con la Bassinger, si quisiera, la tengo en mi cama en tres segundos… pero seguro que ella jamás va a querer… tengo mala suerte con las mujeres lindas… veo que todas están con un señor, que jamás soy yo… -siguió diciendo mi primo Alberto, en un soliloquio extenso, donde ya iba por el tequila 48… Me pidió consejo de que podía pedirle a Papá Noel, y ahí se me prendió la lamparita… yo, a Mi primo Alberto lo quiero… Verlo, me hace sentirme bien… Sé que mientras él esté vivo, voy a saber que hay un tipo más tonto que yo… porque si hay algo feo es ser el último de cualquier cosa, hasta de la cola para pagar en el supermercado. En eso es igual a mí. Por ejemplo, se queda al lado del último de la cola, pero sin estar en ella. Ni bien ve que alguna viejita se va a poner, se le adelanta y entonces ella es la última… no le pregunten por que lo hace con viejitas, y no con señores grandotes y con cara de malos… es simple… y no siempre le salió bien, también debe ver que no haya señores corpulentos, que miren la escena, porque suelen salir en defensa de las malditas ancianitas, y por eso perdió 7 molares. No es fácil no ser el último de nada, la vida es dura… Bien, como sé de su generosidad, le dije que le pidiera a Papá Noel, 100.000 euros, porque yo necesitaba esa suma para ayudar a un asilo de niños, que por supuesto no existe. Como sé que no se los va atraer, mi primo se va a sentir culpable, y luego me va a dar de su peculio, lo que pueda. Que quizá me de unos 500 euros, es mucho mejor que nada… Espero tener suerte…
Amén y amen…

6 Comments:

Blogger marie.y.su.mambo said...

A mi hace rato que no me gusta la navidad...y la verdad, que no creo que papa noel me venga a visitar...Igual por mi pequeña familia, tratare de sonreir y brindar, pero si tengo que pedir algo, pediria que el 24/12, pase veloz...
Besos

5:15 a. m.  
Blogger Juan said...

Muy bueno cilencio, como siempre. Yo siempre he recibido regalos diferentes a los pedidos, pero seguro es que porque mi casa no tiene número visible y papa noel se confunde con otro pedido. Es más, seguro se confunde con pedidos menos pretenciosos.
Es más, he tenido terribles peleas con amiguitos del barrio por ese tema, cuando trataba de explicar que el regalo que ellos había recibido me correspondia, que era un error de trineo y esas cosas.
Gracias por el post, me has despertado sonrientes recuerdos...

5:57 a. m.  
Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

marie bonita, trata de disfrutar todo lo que sirva para eso, aunque sea falso, yo de San Lorenzo como soy, un día paré con el coche en el semáforo, al lado de un camión de hinchas de boca, que había salido campeón, y senti una mezcla rara de envidia sana, y de querer festejar con ellos, y como gritaban campeones, yo también grité y toqué bocina, festejando... en teatro, gracias a Grotowsky, eso se llaman acciones físicas, que realizándolas, te transmiten el estado anímico, por ósmosis... después me sentí bien...V a mi beso en Cilencio festejando que te conozco, aunque sea de modo virtual.

7:58 a. m.  
Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

7:58 a. m.  
Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

juan gracias, pero si vamos a anécdotas, tengo una terrible, que comenzó a marcar mi agnosticismo, y luego mi antirreligiosidad… a los 5 años, los Reyes magos, me habían traído un cinturón de mierda con una pistolita de lata, en realidad regalo de mis tíos millonarios, mi padre estaba en la ruina, por el juego y por su salud, y contento, salí a la calle y me junté con un amiguito, que era de los primeros provincianos que vivían de okupas en Buenos Aires. Contento y curioso, le pregunté que le habían traído a él los Reyes y me contestó textual, porque no lo olvidé nunca: -Nada, porque mi mamá me dijo que los Reyes no le traen nada a los chicos pobres.
Va un abrazo en Cilencio, y perdón por la anécdota de mierda.

9:15 a. m.  
Blogger steel said...

hola eugenio te deso lo mejor recorri tu blogs sabes que te admiro te deseo lo mejor y te imvito a pasera por el mio besoss stella

1:46 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Juiceman II