martes, julio 05, 2011

¿SOÑAR ES MÁS LINDO QUE ESTAR DESPIERTO?

SOÑADOR SOY

Los muy jóvenes, como mis nietas, no creen que uno alguna vez, fue un niñito, y menos, imaginarlo a uno cuando era un espermatozoide de papi, en un óvulo de mami, en la infinita y mágica catedral que es un útero… Es una tarea muy difícil, pero poniendo la imaginación que poníamos de niños, para jugar a las mamís o a los guerreros ninjas, se puede. En ese crucial y mágico instante de la concepción, era distinto a lo que soy ahora, no tan narigón, y pelado, gordito y chiquito, ya un perfecto Eugenito, que le ganó a los demás tontos que llegaron antes… Je, je… Ya antes de bebé, para algunas cosas, fui un winner… Y después soñaba con llegar a ser un bebé, ahí triunfé, aunque era analfabeto y no sabía dibujar, o sea que algo evolucioné… Mi infancia posterior, fue un fracaso… soñaba jugar de 2, en San Lorenzo…Fallé…y soñaba ser piloto de avión caza, de los de la segunda guerra mundial, esos que hacían peleas de perro… Fallé. También soñé ser piloto de F1… Fallé… Soñé casarme con mi mamá… Fallé. Y fui novio de una nena que ni me acuerdo como se llamaba, de bucles negros y piel muy blanca, que yo sabía que era mi novia, dulcísima, ya tenía buen gusto para las mujeres, pero ella nunca se enteró de mi sueño de noviazgo… y eso que ya éramos grandes, como de 6 años. De eso nunca supe por que fallé…Fui de familia muy rica, y gracias a mi papá, que era jugador, tuve una vida donde no me faltó nada… de muy niño, viajé mucho, de conventillo en conventillo, y tuve toda la pobreza que quería. Y pese a eso, era muy feliz, porque no sabía que era pobre. En casa no se hablaba de dinero, sí de arte, de pintura, de ópera, y de música de la buena…ya sé que es subjetivo… pero la subjetividad también es subjetiva. Por lo tanto, esa música que escuchábamos en radio Nacional, era buena. Sí tenía como 500 libros de mi padre, y los leía a la hora de la siesta, como descanso de jugar a la pelota, agarrarme a piñas, y poner grasa de carro, con mis amigos Josechu y el Chiche de la fonda, en las manijas de las puertas del barrio, al anochecer… también llegamos a poner otros materiales, orgánicos. Y no era sueño… Ahí no fallábamos… y soñábamos que no nos agarrara nadie, y no fallamos… Lo de tirar tomates podridos desde los puentes de la General Paz, por las ventanillas de los ómnibus que pasaban abajo, lo voy a negar, era un sueño, porque van a pensar mal de mí… pero era divertido… También soñábamos que nunca nos agarraran. Ahí ganamos. En esa época soñaba con llegar a ser dibujante de historietas serias. Fallé…fui dibujante humorístico y guionista de humor… es más divertido… Mi vida estuvo llena de sueños, como por ejemplo, que el país siempre iba a ir para adelante… y se cumplió, si es que caerse por un precipicio, fue ir para adelante. También soñaba con ser inteligente, porque creía en la posibilidad del alma, y no me quería morir, siendo tan gilipollas, porque entonces la iba a pasar mal en el otro mundo. Fallé… bueno, al menos aún no me he muerto… en eso triunfé… Y si vivo unos 200 ó 300 años más, sueño hacerme tan inteligente, como para ser capo, si hay algo más allá…Entre cielo y averno, ya lo dije, sueño con el infierno, que es más calentito, por mi bronquitis… Sueño con no fallar, al menos hago méritos…Sueño que nadie se entere, sobre todo Betty, mi mujer… Si soñar deseando a la mujer del prójimo es pecado, mis sueños están llenos de pecado, aún los de ahora… En esos sueños, fui muy precoz…Por ejemplo con la profesora de canto, que vivía a la vuelta de casa y el marido era comisario. Buen tipo, parábamos de jugar a la pelota, cuando él pasaba… venía de uniforme y con la espada, y nos sonreía. Por él único que parábamos de jugar… También llegué a soñar ser campeón mundial de box, a los 17 años. Fallé… Por suerte, porque, no me dediqué a eso, que duele mucho… tendría la cara peor que ahora…

La vida es sueño y los sueños, sueños son… frase gilipolla, pedorra, del Calderón de la Barca ese… Sueño con no escribir taradeces así, pero no soy tan inteligente... Sueño con ver crecer felices a mis nietas… Y que no se enteren de todos los sueños que tuve… sería como caer una estatua de su pedestal, haciéndose trizas… Y sueño con quedarme para siempre, en ese pedestal de ellas. Sigo teniendo sueños, por ejemplo ahora tengo sueño y me voy a ir a la cama, a soñar…

Amen, y amén, y sueñen, y sin pudores...

Un beso en Cilencio.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Juiceman II