viernes, diciembre 17, 2010

¿LA FELICIDAD ES SOLO UNA PALABRA? ¿Ella puede ser un modo de felicidad?

me temo que la felicidad es una palabra, no un hecho... no existe la felicidad como una situación eterna, ni siquiera como un lapso muy largo, es tan solo una mariposa que pasa, y la vemos, y a veces no... es un camino a recorrer, paso a paso, no un lugar donde quedarse a vivir... son momentos, acciones, y como el tiempo, mutantes. o puede ser algo relativo a poseer un bien, como puede ser un amor, poder, salud... pero cuando más valioso consideremos ese beneficio, más tememos perderlo... yo disfruto muchos momentos de felicidad, comiendo, jugando con mis perros, y a cualquier cosa, soy homus lúdicus, amando a mi compañera de tranvía, jugando con mis nietitas, no haciendo nada, que me encanta, descubriendo que una supuesta enfermedad no era tal, pero más que nada, debe ser no darse cuenta de que se es feliz...
también se puede ser soñar con ella, esperando algo posible, muy importante para el soñador, mientras no se haga realidad, porque la víspera es mucho mejor que la fiesta, de cualquier  clase de "fiesta". Lz realidad jamás es perfecta como los sueños.
por desgracia, la mayoría no quiere ser feliz, sino más feliz que los demás... una prueba: quienes salen segundos en un campeonato del mundo, salen llorando. Si yo fuera el segundo del mundo, en cualquier cosa, saltaría de contento... esto lo lleva al paroxismo la publicidad, la engendradora de la sociedad de consumo, que no es tan nueva, ya La Cenicienta hizo eso hace montones de años, con las de tu género, en su búsqueda del príncipe azul, y arruinándoles la vida, a veces de modo grave, por dar un ejemplo simple. En realidad me temo que nadie puede ser feliz, por todo lo antedicho, y sí puede tener muchos momentos de felicidad, y no debe ser tan difícil, porque un tonto como yo lo consigue a cada rato, día a día... estando convencido que me moría, por una hepatitis, internado en el hospital 4 meses, en un verdadero infierno en realidad, todas las tardes me arrodillaba en mi cama, para ver las puestas de sol. Eso y la pizza de roquefort, que me hace Betty, con cerveza Quilmes Stout, y mis amores, es la felicidad... se puede, aún sabiendo que como dijo Descartes, el hombre es un animal enfermo de muerte, porque es el único que sabe que va a morir.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Juiceman II