lunes, noviembre 15, 2010

PRIMO OSVALDO, EL ESCULTOR

Fue un predestinado a ser genio… siendo bebé, un día que tía Teresa no le puso los pañales y tras haber hecho popó, en el comedor, palpando con su dedito índice, tomo conciencia de que era en tres dimensiones… fue su descubrimiento de la tridimensionalidad de la materia… y también el primer escándalo grande de su vida… Tía lo retó a lo bruta, tan castradora como siempre… Si en vez de aceite para la colita, le ponía aceite para autos, marca Castrol… Pero los genios no se amilanan, tienen esa dosis infinita de vocación fanática, y siguió haciendo popó, en todos los lados, y luego admiraba su obra tridimensional, con la arrobación que Miguel Ángel, miro a su David. Se bajaba los pañales y creaba arte, casi siempre en el comedor… Tenía el toque, el ángel de los dioses de los escultures… No hacía ni bolitas, ni cilindros largos… no… le salían siempre formas, al principio no muy pulidas, pero ya figurativas. Podía ser un caracol, una serpiente, una tortuguita, un pececito, una cinta de Moebius… y cuando no era perfecto, con sus manitos de ángel, lo moldeaba, mejorándolo… Si habrá gastado jabón, lavandina, y detergente tía Teresa. Primo Osvaldo tenía las manitos casi sin piel, de tanto que tía se las fregaba, pobre infeliz…
Con el paso del tiempo, su arte evolucionó a formas más complejas, como equinos, elefantes y toros…o cucarachas, los días que estaba constreñido, y la materia era escasa.… Tía sería castradora pero no idiota, pronto se dio cuenta de que hijo había parido, y le puso un famoso profesor de escultura. Ahí comenzó con materiales más nobles, aunque le costó dejar la materia inicial de su carrera, la extrañaba. En la última de sus creaciones, volvió a la materia primigenia de su carrera, pero fue un fracaso, todo dijeron que era una cagada… a partir de ahí, se dedico a la pintura… pero allí no tuvo el mismo éxito… intentó ir a estilos muy avanzados, pintando con la materia que utilizaba en sus comienzos, pero no tenía aceptación… no encontró el método para desodorizar las telas.
A medida que iba dejando la niñez, comenzó a sistematizar sus creaciones, volcándose de modo absoluto al desnudo femenino… fue una época de pocas creaciones, porque estaba muy flaco, ojeroso y cansado. Y el dinero que tenía para comprar materiales para tallar, se lo gastaba en revistas como Playboy, o videos XXX, que según él, eran para inspirarse. Y debía ser verdad, porque se encerraba en el baño con las fotos, y salía cansado, pero feliz, y luego creaba con cualquier material, como las patas de las camas o un adoquín, unas señoritas desnudas que excitaban a un muerto…
Ser ya un gran artista, no lo libraba de la castración de tía Teresa… Cuando cumplió 18 años, lo obligó a casarse con la hija de un comisario, hombre de mucho dinero. Ella era muy parecida al padre… hasta el mismo bigote tenía e igual de peluda… quería juntar la fortuna que heredaría la muchacha, con lo que estaba ganando ya primo Osvaldo… y Primo Osvaldo la aceptó, porque para él, la palabra de la madre era sagrada. Y por suerte para él, ella era igual a la madre, en cuanto a castradora… si hasta para preparar ensaladas, ponía aceite Castrol… lo tenía más dominado que Maradona a la pelota… hacía lo que quería con él, incluso a las patadas, como Maradona a la pelota… pero él vivía en su mundo creativo, y no le importaba, hasta supongo que le agradaba… Mi prima Felisa, la psicóloga, decía que era una relación sadomasoquista… el resto de la familia, que él era un pelotud… digo, opinaban que era algo débil de carácter… y que ella era un sargento… ahí estaban todos de acuerdo. Nadie supo bien la causa de que muchas de sus esculturas de señoritas desnudas, en poses muy insinuantes, las ponía en el amplio baño que tenía… la familia decía que era adorador se San Onán Bendito… nunca supe de ese santo, así que eso no lo discuto…
Las primeras esculturas de señoritas, eran pequeñas, y representaban a mujercitas muy delgadas, pero poco a poco fue evolucionando hacia el estilo de Botero, y llegó a crear estatuas gigantescas, de mujeres con monumentales caderas y bustos… que eso es lo que muestra la foto, cundo tuvo aquel terrible accidente. Fue culpa de la mala calidad del mármol de Carrara que compró, que tenía una grieta, y cansado como solía venir del baño, cuando se inspiraba, no la previó, y ocurrió esa desgracia espantosa. De “Nariz de formón”, como le decían los amigos, pasaron a llamarlo “Ñato cornudo”. Lo de cornudo, porque Leticia, la mujer, se traía todos los días a un striper distinto, con la excusa de que los utilizaba para aprender anatomía, y debía aprender mucho, porque se quedaba en el dormitorio, toda la noche con cada uno… Lo que nunca le vi, fue una escultura. Claro, quizá era muy estricta en su aprendizaje, y quería seguir aprendiendo anatomía, hasta llegar a dominar cada músculo del cuerpo masculino, de los hercúleos stripers que traía. Primo Osvaldo no se hacía problemas, porque él dormía en el taller, abstraído como estaba con su arte… fue uno de los matrimonios más largos que conocí y más tranquilos, nunca una pelea… Claro, todo lo que empieza termina… Leticia se fugó con uno de los modelos que se traía… también se fugó con todos los bienes de primo Osvaldo… un día le hizo firmar un papel, donde le transfería todos sus bienes a ella… abstraído como estaba siempre, se dejó engañar… hasta la casa le vendió… Primo se tuvo que ir a vivir a un hotelucho de mala muerte. Ahora pinta muros, no murales, muros, paredes… no quiere saber más nada con el arte…le trae recuerdos feos dice… porque el abandono de la mujer, lo indispuso con Tía Teresa, en su primer acto de rebeldía, la acusó de arruinarle la vida…Y para colmo de decadencia, se droga tomando aceite Castrol… Con eso, compensa el no tener a la madre y a la mujer a su lado. La vida es dura y larga… como le gustaba a Leticia, la mujer de primo Osvaldo.
Que les sea leve. Amen y amén.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Juiceman II