jueves, junio 25, 2009

CARNÉ DE CONDUCIR POR PUNTOS



CARNÉ DE CONDUCIR POR PUNTOS
Llegó el Apocalipsis en Argentina...
Ya los justos tendrán su castigo, y los perversos irán al paraíso... no lo dije al revés, es así, se están trastocando las leyes divinas. Estamos en un mundo superpoblado, donde este es uno de sus mayores problemas y el gobierno argentino, impide el justo y bendecido por el Señor, equilibrio ecológico. ¿Qué es eso de quitarte a un verdadero ecologista, su carné? Y menos por haber conducido el pobre hombre, luego de beber la sangre de Dios, o sea vino. Dios nunca se equivoca… Si cuando el planeta estaba empezando a poblarse demasiado, en el siglo XX, aparte de las dos ecologistas guerras mundiales -25 y 55 millones de muertitos cada una -nos envió luego el automóvil, por algo sería. Este maravilloso invento, ya se despachó para el cielo y el infierno, a unos 25 millones más de almas. En la actualidad, un milloncito por año de muertitos, poca cosa, por el placer de volar en un carro. Todos sabemos que en el cielo hay poca gente viviendo, bueno, hay pocas almas de muertos que moran allí, en parte porque el frío terrible, bajo cero, desalienta a las almas a portarse bien, y allí tratan de realizar alguna tropelía, con intenciones de ir al averno, mucho más cálido. Y además mucho más divertido, porque las mujeres que valen la pena, están allí, junto a Satanás, con los hombres que las hicieron divertirse. No está probado que allí sigan con su maravillosa lujuria, pero vale intentar ir allí, porque además de helado, el cielo es aburridísimo… De sexo, no hablar; drogas, ni en broma; fútbol, no, porque no hay césped, se hiela con el frío, y además cualquier persona viajada, sabe que allí no se puede correr, debido a la falta de oxígeno en las alturas. TV XXX ni la sueñes; revistas como Playboy o Cosmopolitan, vade retro Satán… Ni pienses en muñecas inflables o consoladores… Ni siquiera puedes rezarle a San Onán… eso es pecado mortal. Y como las almas son de personas muertas, vas al infierno, y si te portas demasiado mal, te reencarnan y te envían a Biafra o a Irak.
Y si te envían a otro lado, en a Irak, para que no extrañes el fuego, ya que allí lo hay a raudales, con la explosiones de suicidas o los bombarderos inteligentes, y sus muertitos productos de daños colaterales. Y si no llegas vivo, de nuevo al Cielo.
Y no hablemos de religión ni de superpoblación… Hablemos de diversión, ¿Ahora en este país donde uno vive atosigado por la hipoteca, la gripe, el no poder fumar donde le guste, uno no tiene derecho a tomarse unas copas, para olvidar todo, subir a su coche, y emular a los campeones de fórmula 1, aunque sea solo por diversión? Porque no pido estar atropellando señoras, niños, o ancianitos, que después de todo, pronto van a morir de cualquier otra cosa, como España, por algún explosivo de ETA, si no se los lleva algún descarrilamiento de los perfectos trenes superveloces europeos o japoneses, pero no súperinfalibles, para mantener estable a la población, impidiendo la súperpoblación que asola ya a China y a India, por ejemplo. Sólo pido que nos dejen divertirnos, y de paso mantener el equilibrio ecológico de la economía y de la ocupación, que no vienen en silla de oro, que digamos. Si no hubiera conductores que atropellan gente, quedarían sin empleo muchos sepultureros, abogados, fabricantes de ambulancias, farmacéuticos, médicos, enfermeras, empleados de compañías de seguros, entre muchos otros oficios.
Por Dios, dar a los atropelladores su merecido premio, y lo del carné de puntos que sea para las viejecitas que van a 20 por hora, a la iglesia, solo los domingos.
Un beso en Cilencio, y amen y amén.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Juiceman II