lunes, diciembre 21, 2009

LA CENICIENTA Y TODA LA VERDAD


ESTE ES EL ÚNICO DIBUJO QUE SE TIENE DE LA CENICIENTA, SALVADO DE LA DESTRUCCIÓN DE TODOS SUS RETRATOS AL OLEO, Y YA SABRÁN LA CAUSA...

LA ESCANDALOSA Y ESCATOLÓGICA VIDA DE LA CENICIENTA.

Esta no es una historia para que la lean bellos ojos realzados con rimel. No deseo desilusionar a mi género preferido, en promedio, claro está, descartando a cosas como Margaret Tatcher, similares, o mi consuegra… La Cenicienta, culpable de haberle arruinado la vida sentimental a todas las féminas que supieron de su falsa historia, y multiplicada mil y una veces por sus versiones cinematográficas, televisivas y en la literatura -la niña pobre infeliz, que se casa con el príncipe azul, o con un millonario maravilloso, como en “Mujer Bonita”- queriendo imitarla, es un fraude de pies a cabeza. Por empezar ella sí, era la hijastra de la segunda mujer de su padre, y huérfana de madre, pero lo que se oculta en el cuento original, edulcorado hasta el vómito, es que el padre murió asesinado por otra banda de prexonetas, en una lucha de poderes, liderada en secreto, por su segunda mujer, la mala y fea madrastra, allí en la Catania, al sur de Italia, mejor dicho en la zona del Cilento, tema del que sé mucho, y de primer chimento, digo de primera agua, por que de allí son mis orígenes. Y la madre, Anunciata Cilento, eran primos carnales, demasiado, tuvo al casarse con el tatarabuelo César Cilento, un progreso en el escalafón, de meretriz, pasó a Madama del más importante prostíbulo de la zona, con una clientela de grandes, como obispos, la nobleza, y los altos jefes militares… Y Cenicienta, trabajaba allí, cuando murió de casualidad la tatarabuela Anunciata, que había heredado el establecimiento comercial, de muerte natural… envenenada, ya que es natural, que una dosis de cianuro, mate a cualquiera… Nadie dudó que fue Filomena, la segunda mujer de César, fue la culpable, sobre todo se hizo muy sospechosa, cuando organizó una fiesta de una semana, donde invitó hasta al alto clero de Roma, para festejar el feliz acontecimiento, feliz para ella claro… y aquí comienza la dura vida de Cenicienta, que con sus doce añitos, igual que en la película Pratte Baby, con Brooke Shields, remataron su virginidad… la cosa fue así, la ganó un obispo, que pagó una fortuna por ella, por la virginidad de Cenicienta, y después, en el remate de su ya supuesta virginidad, en el número 73, la ganó el Príncipe, que gracias a la experiencia que tenía como “virgen”, Cenicienta lo enamoró hasta el alma, si es que los príncipes tienen alma… El idiota se casó de inmediato con ella… y aquí comienza el drama… En realidad él era bisexual… y ese no era su peor efecto, aparte de ser muy borracho, drogadicto, tartamudo y ceceoso, tener halitosis, pedorreas continuas por su úlceras debidos al alcohol, y sus problemas de hemorroides, que le provocaban incontinencia anal… pronto debió a la sífilis, una absoluta impotencia, lo que no le quitó sus hábitos homosexuales… pasivos, por supuesto… Usted dirá “Bueno, nadie es perfecto” -de acuerdo… y eso no sería nada, si su vanidad no hubiera sido infinita, tan grande, que Napoleón, a su lado, era un ratoncito tímido… llegaba a tanto, como para organizar fiestas tan fastuosas, en sus castillos -usaba tres al mismo tiempo-, para organizarlas. Y la palabra fiesta, es un eufemismo… eran orgías, que las de Nerón, eran a su lado, eran reuniones de monjas de clausura.
Todo esto lo soportaba la pobre Cenicienta, porque en la bacanales, ella cobraba a cada uno de los invitados que quería conocer su famosa virginidad… y cobraba en oro… Porque de casada, salvo la vez que se conocieron, en el burdel, no tuvieron nunca más sexo… fue porque su novio, el del Príncipe, celoso de la belleza de Cenicienta, lo amenazó con matarlo, si se acostaba con ella. Y ella pobrecita, quería juntar un dinero, para cuando enviudara, cosa que ocurrió muy pronto, cuando supo que ella era la única heredera, ya no del príncipe, sino del reino, al morir casualmente el día anterior al del Príncipe, el de su padre el rey… y oh casualidad, ambos con los mismos síntomas… estaban azules como suelen estarlo los muertos por dosis excesivas de cianuro… y Cenicienta fue Reina… por un día, al día siguiente, oh casualidad de nuevo, murió con los mismos síntomas de su marido y su suegro… aunque a ella, el azul en su piel, le quedaba divino, porque debo reconocer que era bellísima… Se sospecha que fue el novio, el del marido… pero en realidad, jamás se le pudo probar nada, y sobre todo porque ningún libretista de cuentos y novelas románticas, dirigidas al público femenino y soñador, querían que todas estas infidencias escatológicas trascendieran, para no arruinar un negocio, que aún sigue dando frutos, en la literatura, el cine y la TV, románticas y para eso sobornaron a las autoridades policiales.
Lamento si esta verdad lastima ilusiones femeniles… pero para mi la verdad es un sacerdocio… y feliz Navidad a los que quieran festejarla, que siempre es bueno festejar cualquier cosa, que en realidad, hay pocas oportunidades de comer y chupar a lo bestia, con una buena excusa, aunque usted se musulmán o judío, o ateo…

5 Comments:

Blogger Mabel G. said...

Lo que menos me hubiera imaginado es que el Príncipe fuera tan GUARRO !! ....
Pobre Cenicienta pensar que junto con Peter Pan era mi favorita. Digo "era" porque ya no puedo creer en ella nunca más.
(no me lo tendrías que haber dicho, ahora me quedé con un solo cuento....)

ahhh no!!! ¡ QUÉ DIGO ! tengo los "CUENTOS DE LOS K "
¡¡ ESOS SI QUE SON CUENTOS !!!

Un fuerte abrazo amigo.

6:45 p. m.  
Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

Mabel, lo ce Cenicienta no es cuento, es historia pura, me extraña, ue vos, historiadora de alma, no lo sepas...
un beso en Cilencio...

11:42 a. m.  
Blogger Luna said...

Si el cuento de La Cenicienta no es un cuento, valga la redundancia, ¿por qué nadie lo sabe?, al menos, eso creo...
Saludos.

6:47 p. m.  
Blogger CILENCIO NO SE CALLA said...

Luna, ya lo dije, si se contara la verdad, toda la industria del cine y la TV para damas y niñas, se cae en pedazos... el 80 % de los argumentos, son basados enm la Cenicienta.
un beso en Cilencio.

7:01 p. m.  
Blogger aldo said...

Así es, ni más ni menos

3:46 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Juiceman II